DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

El 25 de Noviembre está marcado por Naciones Unidas como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es esencial recordar esta fecha porque a día de hoy los datos estadísticos acerca de la violencia de género siguen siendo escalofriantes. Según la propia información ofrecida por Naciones Unidas:UNTF_OrangeSplotch-ES

  • un 35 % de las mujeres y niñas sufren algún tipo de violencia física y/o sexual a lo largo de sus vidas. En algunos países este porcentaje se eleva al 70 %
  • alrededor de 133 millones de niñas y mujeres han sufrido alguna forma de mutilación/ablación genital en aquellas zonas donde esta práctica es más frecuente (África y Oriente Medio)
  • en la actualidad, más de 700 millones de mujeres se casaron siendo niñas, de las cuales 250 millones eran menores de 15 años. Contraer matrimonio antes de los 18 años supone para las mujeres reducir sus posibilidades de completar su educación y aumentar el riesgo de sufrir complicaciones en el parto. Asimismo, las hace más vulnerables a la violencia doméstica.

Hoy día existen instrumentos legales adoptados por la mayor parte de los estados para poner fin a esta lacra. La Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) fue aprobada en 1979 por la Asamblea General de Naciones Unidas y a día de hoy casi todos los estados miembros la han firmado y ratificado. Esta convención consta de 30 artículos organizados en seis partes que describen qué casos constituyen discriminación contra las mujeres. Entre sus disposiciones destacan aquellas que garantizan sus derechos en cuanto acceso a servicios públicos, sanidad, educación, trabajo, participación política e igualdad ante la ley, incluyendo expresamente las relaciones matrimoniales y familiares. La firma y ratificación de esta convención es jurídicamente vinculante, es decir, obliga a los estados a adoptar legislación acorde y tomar medidas efectivas para el cumplimiento de la misma.

En 1993 Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer como complemento indispensable a la Convención de 1979. Esta declaración reconoce en su preámbulo «la urgente necesidad de una aplicación universal a la mujer de los derechos y principios relativos a la igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad de todos los seres humanos» y define con claridad el concepto de violencia contra la mujer como «todo acto de violencia basado en a pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada». Especifica además como actos de violencia contra la mujer todos aquellos relacionados con la violencia física, sexual y psicológica, incluyendo expresamente actos como el acoso y la intimidación, la mutilación, violación o explotación de cualquier tipo.

El 25 de Noviembre fue el día adoptado por Naciones Unidas en 1999 como día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer. Este día es seguido de 16 días de activismo contra la violencia de género, que culmina el 10 de Diciembre, día de los Derechos Humanos. No es una simple coincidencia, ya que los derechos de la mujer son considerados parte integrante de los derechos humanos universales, y las prácticas violentas de cualquier tipo que muchas mujeres sufren de forma sistemática, consecuencia de la discriminación y la desigualdad, menoscaban el cumplimiento mismo de la Declaración de los Derechos Humanos.

Este año la Secretaría General de la ONU ha puesto en marcha la campaña Pinta el mundo de naranja: pon fin a la violencia contra mujeres y niñas en la que se pide la colaboración de particulares, organizaciones e instituciones para la celebración de actos que conmemoren este día tan significativo. Muchos edificios y monumentos de todo el planeta se teñirán simbólicamente de luz naranja para recordar la importancia de la lucha activa contra la lacra de la violencia de género.