fbq('track', 'CompleteRegistration');
INFÓRMATE: 653 205 347

LAS LENGUAS DE GRAN BRETAÑA

 

El idioma inglés, lengua indoeuropea de origen germánico, es el mayoritario hoy día en muchos países, y de hecho la forma de comunicación internacional por excelencia. Cuando pensamos en el idioma hablado en Gran Bretaña, no podemos evitar tener al inglés en mente, pero muchas veces nos olvidamos de que comparte espacio con otras lenguas de origen celta.  images

Los celtas, pueblo que durante siglos ocupó la mayor parte del continente europeo (galos en Francia, celtíberos en España, gálatas en Turquía, britanos en Inglaterra, pictos en Escocia) dejó un legado cultural impresionante que aún hoy puede apreciarse en la música, las artes plásticas y las leyendas populares. En las islas británicas además dejaron lenguas que, a diferencia de la mayor parte de las lenguas célticas, perduran hoy en día. 

En Gales una quinta parte de la población aproximadamente domina el galés, es decir, algo más de medio millón de personas localizadas sobre todo en el oeste y norte del país. El gaélico escocés está mucho menos extendido en su tierra, ya que es hablado con fluidez por unas 60.000 personas (es decir, poco más del 1 % de la población escocesa), especialmente en las Hébridas, Central Belt y Highlands. No obstante, en los últimos años ha experimentado cierto empuje, gracias al interés que su aprendizaje ha despertado en muchos escoceses. El gaélico irlandés, lengua oficial en la República de Irlanda junto con el inglés, es hablado con fluidez por alrededor de 350.000 personas sobre todo en el oeste del país (un 7,6 % de la población), aunque 1,4 millones de irlandeses afirman tener algún conocimiento de este idioma. Por último tenemos el córnico en Cornualles al suroeste de Inglaterra, sin duda el idioma celta con más posibilidades de desaparecer a corto-medio plazo, pues se calcula que solo lo dominan en la actualidad unas 300 personas. 

Aunque no todas estas lenguas tienen la misma implantación, es verdaderamente reseñable que hayan perdurado después de varios miles de años, pues no debemos olvidar que son más antiguas que idiomas universales como el inglés, el francés o el español.