fbq('track', 'CompleteRegistration');
INFÓRMATE: 653 205 347

LA LEYENDA DEL TÍO SAM

LA LEYENDA DEL TÍO SAM

Ahora que Estados Unidos copa toda la actualidad mediática con sus elecciones presidenciales aún recientes, creemos que es un buen momento para dar a conocer el origen de uno de sus símbolos más conocidos: Uncle Sam (Tío Sam). Todos estamos familiarizados con la imagen del Tío Sam como la personificación de los Estados Unidos. Normalmente nos viene a la mente un hombre de mediana edad alto, delgado, gesto severo, vestimenta decimonónica, perilla y sombrero de copa. Una de sus imágenes más célebres quedó inmortalizada en el famoso cartel de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial, y hoy día es utilizado de forma recurrente en todo el mundo por humoristas gráficos para representar a los Estados Unidos. ¿De dónde viene esta idea?untitled

El Tío Sam original fue Samuel Wilson (1766-1854), un comerciante de Troy (Nueva York) que suministraba carne a las tropas norteamericanas durante la guerra de 1812 contra los británicos. Wilson imprimía las letras U.S. en sus barriles, refiriéndose lógicamente a United States, pero los soldados, haciendo uso de su sentido del humor, afirmaban que en realidad este acrónimo se refería a Uncle Sam, apelativo cariñoso con el que se conocía a Samuel Wilson. La prensa local se hizo eco de esta broma y poco a poco se fue aceptando comúnmente el término Tío Sam como apodo alusivo al gobierno norteamericano.

No fue hasta los años 60 del siglo XIX cuando la imagen del Tío Sam descrita más arriba comenzó a popularizarse de la mano del dibujante Thomas Nast (1842-1902), que dotó al personaje de su característica perilla blanca y del traje de barras y estrellas. Pero ningún diseño fue tan popular como el creado por James Montgomery Flagg (1877-1960) para el célebre cartel de reclutamiento de 1917 con el título I want you for the US Army (te necesito para el ejército de los Estados Unidos) en el que el Tío Sam pide a la ciudadanía, apuntando directamente a los espectadores, que cumpla su deber con su país en horas difíciles. Una imagen que trascendió con creces el contexto de la I Guerra Mundial, pues fue utilizada posteriormente en repetidas ocasiones y quedó grabada para siempre en el imaginario colectivo mundial.